Dimes y diretes


Originalmente este artículo iba a tratar, sobre todo, del tema de la gripe A. Pero descubrí a través de un contacto en twitter que ya había una réplica al vídeo que iba a usar como base del artículo. Decidí entonces que sería mejor hablar de algo igual de actual y más preocupante: la manipulación informativa a la que nos vemos sometidos.

La base de todo está en un vídeo que recomiendo ver y que igual muchos ya conocerán.

No voy a entrar a valorar en este artículo si lo que se comenta en el vídeo es o no cierto; cada uno lo verá y valorará si se lo cree o no. Personalmente creo que hay suficientes verdades en muchos temas importantes como para, al menos, no creerme a pies juntillas la versión oficial de la pandemia de moda.

CAMPANAS POR LA GRIPE A from ALISH on Vimeo.

El vídeo intenta conseguir que el espectador adopte una postura favorable a las tesis defendidas por la hermana Teresa Forcades. Obviamente sigue un patrón habitual en la comunicación no oficialista como es mezclar verdad con miedo a lo desconocido (la vacuna) y sazonándolo con varios “malos” ancestrales como son los gobiernos y grandes empresas (en este caso las farmacéuticas).

En el otro lado tenemos este artículo que busca desacreditar el vídeo. Y que también cae en los tópicos. Por un lado emplea un tono desenfadado y, a veces, despectivo para restar importancia a lo que se comunica en el vídeo. Luego recogen los puntos más destacados y se rodean de expertos que con cortas frases desmienten lo que comenta. Y para terminar apela al sentido común de las personas para hablar de lo ilógicas y absurdas que resultan las hipótesis que defiende.

Antiguamente esta manipulación informativa se producía normalmente en una dirección: los que controlaban los medios de comunicación de masas eran los que determinaban que era lo que debíamos saber, pensar o creer. Pocas veces el común de los mortales tenía la posibilidad de expresar sus preocupaciones, conocimentos o pensamientos más allá de su grupo más cercano de amigos y conocidos.

Afortunadamente hoy en día esto ha cambiado. La aparición de Internet como medio de comunicación global y barato permite que hoy en día aquellos que quieran expresar su opinión puedan hacerlo libremente y compitiendo de tú a tú con medios de comunicación tradicionales (o analógicos) totalmente establecidos. No hay que engañarse: actualmente se sigue intentando manipular la opinión general. Pero cada vez más surge una contraparte que, sin disponer de esos medios, es capaz de plantear una “verdad” diferente a la oficial.

Vivimos en una época en la que la manipulación mediática exige nuevas herramientas para lograr sus objetivos. Pero lo principal de todo es el control del flujo de información que llega a la gente. Porque no olvidemos que la principal arma de la manipulación ha sido y es la credulidad de la gente.

Fin de la entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: