¿Oportunidad o problema?


Hoy me he levantado con dos noticias relacionadas con la ciencia y la educación. Por un lado el lunes comenzó la conferencia internacional del clima en Copenhague, salpicada durante toda la semana por el “Climagate”. Por otro el gobierno español ha firmado un convenio de colaboración con Microsoft para la dotación tecnológica del programa Escuela 2.0

Ambos casos son diferentes, por supuesto, pero a la vez tienen algo en común: los dos son una oportunidad. Uno es el de una oportunidad perdida y el otro puede ser una opción de futuro.

Tengo claro que en el mundo actual el acceso a las TIC puede marcar de manera importante el futuro de la educación y, por extensión, el futuro de un país. Con sus aciertos y errores el programa Escuela 2.0 era un primer paso para conseguir informatizar de una vez por todas las aulas y permitir el acceso a las nuevas tecnologías. Pero creo que la firma de este acuerdo ha significado perder una oportunidad. No voy a entrar a criticar si la elección de Microsoft es mala por su S.O. propietario, pero si criticaré la falta de visión de futuro en esa elección.

Primero: atarse durante muchos años a un solo proveedor implica un aumento de los costes al pasar el tiempo cosa que ni ahora con la crisis, ni en el futuro, es lo más adecuado para las arcas públicas.

Segundo: apostar por una opción de presente como es el Windows sin saber si dentro de 10 ó 15 años será el S.O. predominante o siquiera si existirá. De esta manera ya induces al uso de ese sistema y fomentas que en el futuro se cree una industria que dependerá siempre de un solo proveedor.

En este caso has sido una oportunidad perdida. Tal vez tengan que pasar otros 10 ó 20 años hasta que nuestros políticos piensen más en el interés general que en el particular y partidista.

¿Y el cambio climático?

Creo que a estas alturas todos hemos oído hablar del cambio climático y todos tenemos una opinión formada al respecto. Hay argumentación a favor y en contra pero, al menos por ahora, no hay datos concluyentes.

No voy a hablar de si es cierto o no, voy a hablar de la oportunidad que representa y que no debemos perder.

Supongamos por un momento que el cambio climático fuera cierto. Eso exigiría fuertes inversiones de modernización de la industria en los países más ricos para la mejora del aprovechamiento de los recursos, desarrollo de tecnologías y energías limpias y mejora de los sistemas de producción. Y fuertes ayudas para los países pobres que les permitan reducir sus emisiones –aunque hay que recordar que casi el 50% de las emisiones corresponden a EE.UU. y China-.

Evidentemente esto también conllevaría la desaparición de otras industrias y los problemas económicos y sociales asociados a ello pero ¿acaso no todas las revoluciones económicas implicaron fuertes cambios?

Si suponemos que el cambio climático no existe las cosas seguirán así y la lógica nos dice que tarde o temprano si influiremos en el clima. Y quizás en ese momento ya sea demasiado tarde. Aprovechar ahora el impulso social y quizás político que existe nos coloca en una buena situación para el cambio que tarde o temprano habrá que hacer.

¿Alguien puede rechazar la oportunidad para cambiar nuestro modelo industrial actual en uno nuevo más eficiente y menos contaminante y desarrollar nuevas tecnologías que generen a su vez una nueva industria?

Es una oportunidad que podemos regalarnos a nosotros y a las generaciones que han de venir, no lo convirtamos en un problema.

Fin de la entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: