¿Es el iPad el mesías salvador de la industria editorial?


Han pasado dos semanas desde que se puede reservar el iPad en EE.UU. y ya tenemos unas primeras cifras de venta estimadas: aproximadamente unos 300.000. Si son buenas o malas ventas no lo sé, no son muchas para un mercado como el de EE.UU. y son bastantes para un producto nuevo. Pero lo que si se ha venido preguntando todo el mundo, yo incluido, es si revolucionará el mercado editorial como revolucionó el mercado musical o el de la telefonía móvil.

En las dos ocasiones anteriores en las que Apple ha entrado en un mercado nuevo para él ha cambiado la forma en la que funcionaba. El mercado de los reproductores de música portátil existía antes de Apple, pero la introducción del iPod y la tienda iTunes lo cambió todo. Con el iPhone pasó algo parecido, con la diferencia de que el teléfono de la compañía de Cupertino sí era algo novedoso, al menos en su forma de uso, con respecto a lo que había hasta ese momento y la App Store fue la evolución lógica y equivalente de la iTunes Store. Aplicando de nuevo esa regla presenta ahora el iPad con su iBook Store para revolucionar el mercado editorial y ¿salvar? a una industria agónica.

Creo que en esta ocasión Apple no va a salvar a nadie ya que el mercado editorial sufre de ciertas características que no afectan a los dos anteriores. La música la disfruta todo el mundo en mayor o menor medida, es un contenido fácil de consumir y lo puedes usar en multitud de dispositivos, compartirlo con amigos y tiene un fuerte carácter social1. Las aplicaciones móviles son necesarias para sacarle el máximo partido a los dispositivos y tienen una utilidad para el que las usa aunque adolecen del problema de que no se comparten y, salvo los juegos y algunas aplicaciones, carecen de un carácter socializador.

El mercado editorial carece de estas características. La lectura exige un esfuerzo por parte del consumidor, no puedes usarlo en multitud de dispositivos2 y por tanto no puedes compartirlo, y es algo estrictamente personal3. Y lo que me parece más importante, no a todo el mundo le gusta leer. Ni el iPad, ni cualquier otro lector de libros electrónico va a cambiar esto. Al que le guste leer lo comprará y lo usará, pero no va a crear lectores nuevos únicamente porque los libros o revistas vengan en formato electrónico.

En el caso de las revistas y periódicos el caso es aún más hiriente porque tienen una competencia real y fuerte en los blogs. Por mérito propio los blogs se han convertido en una importante fuente de consulta para el público por su rapidez y por su especialización, dos factores con los que la prensa tradicional no puede competir. Para combatir eso la única solución que le queda a la prensa tradicional es convertirse en referente y sacrificar un poco la velocidad de publicación en aras de la calidad de ésta.

Muchos insinúan que el nuevo dispositivo, al permitir ofrecer el contenido de una manera nueva, permitirá desarrollar aplicaciones específicas para disfrutar del contenido. Pero eso ya existe y está disponible desde hoy: se trata de las páginas web.

Conclusión

Muy clara a mi entender: el iPad no será la tabla de salvación de las editoriales. Aumentarán las cifras de ventas por la mejora de la distribución y la disminución de los costes asociados a la venta electrónica pero esto ya está pasando. También pueden mejorar sus cifras de ventas si disminuyen los precios de los libros, y es que por ahora pretenden mantener el precio de sus equivalentes físicos.

La industria editorial, especialmente prensa y revistas, está agonizando hace tiempo porque poco a poco el contenido audiovisual, más rápido y fácil de digerir le ha robado terreno. Y eso seguirá pasando, pero los libros se pueden salvar porque su contenido es más duradero e interesante, mientras que el contenido de periódicos y revistas es perecedero. Lo que salvará a la industria será el contenido y no tanto la forma o el dispositivo en el que se presente. Sería interesante que tuviesen cuidado si no quieren caer en el efecto Avatar4.

1 Con carácter social me refiero a las posibilidades de crear grupos afines y/o promover reuniones físicas. El ejemplo más claro es el gusto común por un grupo de música o un estilo musical o quedar con amigos para ir a un concierto.

2 Esto es relativo y dependerá del formato que usen para distribuir los libros. En principio parece que además del propietario de Apple permitirá el uso de ePub.

3 Siempre queda la opción de ir leyendo en el metro por encima del hombro de otro viajero, pero también de la voluntad de compartir del otro

4 ”Otra idea de revista”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: