La magia de lo analógico


A no ser que vivan en la cara oculta de la luna o hayan tenido el inmenso “placer” de ser uno de los damnificados con el cambio a la televisión digital, sabrán que ayer día 3 de abril se puso a la venta el ya enormemente famoso iPad, la tableta-mesías que nos va a convertir a todos en ávidos lectores y que hará que nos levantamos aún menos, si eso es posible, del sofá de casa.

Todo este circo mediático alrededor del producto de Apple (aunque parezca increíble es sólo eso, un producto electrónico de consumo) y del que yo también he participado, me ha hecho pensar en el hecho de qué es lo que ha ocurrido para que nunca hayan terminado de despegar este tipo de cosas. Yo que soy bastante antiguo, adjetivo que me parece menos agresivo que viejo, he crecido entre promesas de oficinas sin papel, conexiones permanentes y estilo de vida digital que hasta hoy no terminan de materializarse ¿por qué?

Creo que además de las limitaciones técnicas, políticas y económicas hay un fuerte componente de costumbre y lo que yo llamaría magia analógica. Soy un fuerte defensor de la tecnología como manera de solventar muchos problemas actuales y futuros siempre que se emplee correctamente. Y creo que en general pasar todo el contenido a formato digital significa un ahorro considerable de recursos tanto físicos como energéticos, a lo que hay que sumarle los beneficios que puede suponer el disponer de nuestra información y contenido en cualquier momento y lugar.

Durante toda mi vida siempre he llevado conmigo algún tipo de libreta para tomar apuntes rápidos, hacer algún dibujo o plasmar alguna idea que me venga repentinamente a la cabeza. Y siempre he pensado en algún dispositivo para poder sustituir la forma en la que gestiono esa información. Me compré una PDA, un teléfono listillo y ahora tengo un Android (que desconozco como calificar), pero durante todo este tiempo el bloc de notas me ha acompañado incansable. Me gusta el tacto áspero del papel, el rascar del bolígrafo sobre la celulosa o lo sencillo e intuitivo que es apuntar cualquier cosa. Eso sin nombrar la velocidad de la toma de datos. Carece de búsquedas pero el ir pasando las páginas para buscar lo que quieres, mientras ves transcurrir el pasado y presente de tus notas, sentir el grosor y el peso de las páginas a medida que pasan y el saber que lo que buscas “está por aquí”, todo eso, es pura magia analógica que ningún dispositivo sabe imitar.

Lo mismo vale para el resto de las cosas. Entrar en el quiosco de la esquina o en una librería y perderse entre el olor a rancio de las hojas, dejarse hipnotizar por las portadas de los tomos o abrir cualquiera de los ejemplares para hojear sus páginas. Emborronarse los dedos con la tinta de los periódicos o pasar las delgadas páginas de las revistas con su aroma a nuevo y sus fotos brillantes. Ir a una obra de teatro para sentir la energía de los actores, la tensión del público o la visión del director, transformada cada vez en una versión única y exclusiva por las interpretaciones de los artistas. La electricidad que se transmite en un concierto, la descarga de adrenalina, gritar con el acompañamiento de 10.000 voces esa canción que te ha puesto los pelos de punta un centenar de veces…

El mundo digital nunca transmitirá esa magia que hace que cada libro, cada obra o cada concierto sea único. La magia digital es otra, más fría, más calculadora y más eficiente, eso es precisamente lo que hace que lo analógico siga viviendo con nosotros. Nos traslada al pasado y nos trae recuerdos de nuestra infancia y adolescencia, nos pone algo material en las manos que nos hace conscientes de nuestra naturaleza y nos hace sentir que pertenecemos a algo y algo nos pertenece. Imagino que las siguientes generaciones, nacidas e inmersas en un mundo digital no sufrirán esta necesidad perentoria por lo físico, pero hasta ese momento o hasta que aparezca un dispositivo-mesías que me transmita las mismas sensaciones yo seguiré disfrutando de ambos mundos.

Fin de la entrada.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: