Cuestión de fe


Durante las pasadas semanas y a raíz de lo acontecido con Grecia han saltado todas las alarmas en Europa a causa del grave endeudamiento de las economías del viejo continente. Con especial virulencia se han ensañado con la economía española, tanto desde dentro del país como desde fuera, con un interés que a veces me hace creer que lo que buscan es el colapso de nuestra economía nacional.

No soy economista así que un análisis económico de la situación cae fuera del ámbito de este artículo. Pero uno de los deportes nacionales es el opinar sin saber sobre cualquier tema y yo no voy a ser menos.

Hay dos cosas en esta última etapa de la crisis financiera que me han desconcertado mucho. La primera es que parece una crisis de fe. En origen el desencadenante de la crisis han sido los crecientes riesgos asumidos por las entidades financieras al proveer al mercado de ciertos productos de dudosa solvencia. El problema se vio agravado porque esos productos fueron avalados por las agencias de calificación de riesgo lo cual permitió crear una falsa sensación de que esos productos financieros eran fiables. Así que se podría deducir que las agencias de calificación de riesgo no son entidades de las que uno pueda fiarse entonces ¿por qué se les permite que decidan sobre la situación de los estados soberanos? Como ciudadano me preocupa que la estabilidad de la economía de mi país esté determinada por la calificación que unas empresas privadas hacen, más aún cuando esas empresas han demostrado una total falta de ética a la hora de realizar su trabajo. Así que la crisis de fe viene determinada por creer que un país puede o no superar su déficit público anunciado por unas compañías con intereses privados que se han convertido en los profetas de esta nueva religión que es el “todo vale por el dinero”.

La otra cosa que me desconcierta es la actitud de muchos, en especial de los países anglosajones. El Wall Street Journal o el Financial Times se han dedicado a comparar repetidamente el estado de España con el de Grecia no sé si con la intención de apoyar las tesis de las agencias de calificación o quizás buscando desestabilizar el euro. Me resulta sobre todo muy curioso el hecho de que precisamente sean EE.UU. –el país más endeudado del mundo– o el Reino Unido –con un nivel de déficit casi igual al español– los dos países de los que surgen las críticas más fuertes. Aunque especulo con dos posibilidades podrían ser otras que escapan a mi comprensión pero que pueden encerrar intereses ocultos.

En todo caso asistimos una vez más al triste espectáculo del mundo a dos niveles: el que conforman por un lado gobiernos e intereses económicos y por el otro nosotros, los ciudadanos. Así los políticos actúan en el beneficio personal y de sus benefactores, en este caso las entidades financieras, que no sólo han disfrutado de créditos avalados por el dinero público, sino que ahora tienen la puerta abierta a seguir especulando con la deuda pública en un mercado desregulado. Y al otro lado asistimos a los recortes sociales de los estados, que no quieren aumentar la carga impositiva sobre las grandes fortunas que en muchos casos son las causantes de la crisis y que terminamos pagando todos.

Pero no soy economista, lo que me hace creer que a ciertos niveles se impone una lógica diferente que alguien de miras tan cortas como yo es incapaz de entender. Será eso.

Fin de la entrada.

Enlaces:

Por qué el déficit es una bendición

Dos minutos que cambiaron a España

La luz al final del túnel se apaga

España: demasiado grande para caer

Historieta de la crisis financiera

Van a por España

Bruselas quiere examinar a las agencias de calificación crediticia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: