Sombras en el futuro de Android


Originalmente publicado en Andromeno

Desde la presentación en octubre de 2008 de la versión 1.0 de Android hasta hoy, la evolución del sistema operativo de Google ha sido constante. La solución de algunos problemas y el añadido de algunas características que faltaban ha hecho que en poco más de 18 meses de vida hayan salido casi -la versión 2.2 oficialmente no ha salido- cinco actualizaciones. A estas alturas y llegados ya a la versión 2.1 se puede decir que estamos hablando de un sistema estable, rápido, y lo suficientemente maduro para convertirse en una muy buena opción para mucha gente. Es, a mi entender, el momento en el que Android se desmarcará de manera clara de la competencia.

La fragmentación de Android amenaza su éxito.

Pero en esta carrera por convertirse en la mejor plataforma móvil el camino no ha estado exento de problemas. La mayoría de ellos se han solucionado, pero hay dos en particular que guardan cierta relación y que podrían complicar el futuro de Android: una interfaz de usuario muy mejorable y una fragmentación que amenaza con acabar con el ecosistema existente a su alrededor.

La personalización de la interfaz de usuario

La interfaz de usuario no es sólo lo primero que ve el usuario, es también la manera en la que éste interactúa con el dispositivo y gran parte del éxito o el fracaso de un sistema puede depender de su usabilidad. En este caso los usuarios se encuentran con un entorno que es muy poco intuitivo y estéticamente poco atractivo. Y puedo admitir que lo de poco atractivo es una cuestión muy personal pero lo de poco intuitivo es algo que no puede negarse y la prueba más clara es dejarle un móvil Android a alguien que nunca lo ha usado. Nos sorprenderíamos al descubrir lo perdida que se siente ante tres pantallas casi vacías.

Una de las ventajas de Android es permitir una adaptación total del sistema operativo lo cual incluye la interfaz de usuario. Aprovechándose de ello muchos fabricantes han decidido desarrollar las suyas propias para diferenciarse de la competencia y para mejorar la que viene por defecto, consiguiendo en muchos casos aumentar la usabilidad. Esto no es necesariamente malo e incluso puede ayudar a mejorar la interfaz original de Android, pero tiene el problema de que cualquier actualización se ve retrasada o directamente eliminada por el fabricante del dispositivo. Y esto nos lleva al problema más grave de Android.

La fragmentación del mercado Android

Como he comentado más arriba el que cada fabricante pueda aplicar su propia interfaz crea un desfase en las actualizaciones de los terminales que se comercializan. Cuando Google libera una nueva versión ésta se envía a los fabricantes, que a su vez tienen que revisarla para adaptar su interfaz personalizada y luego incluir o quitar las aplicaciones que los operadores deseen. Esto de por sí provoca retrasos pero es que además continuamente se están desarrollando nuevos modelos que necesitan ser amortizados. Para evitar la canibalización de las ventas los fabricantes deciden que lo mejor es no actualizar los terminales antiguos porque eso significa que tendrían las mismas capacidades que los nuevos. El resultado es el actual escenario en el que se mueve Android, coexistiendo hasta cinco versiones diferentes de AndroidOS.

Esto es una fuente de problemas para todos. Para los desarrolladores porque tienen que desarrollar sus aplicaciones para dos o tres versiones del sistema para intentar llegar al 80% del mercado. Para los usuarios significa que hay aplicaciones a las que no pueden acceder porque están hechas para una determinada versión.

Conclusión

No puede ser más clara: Google tiene que tomar cartas en el asunto urgentemente si no quiere que su SO se termine convirtiendo en el salvaje oeste. Parece que ya han empezado a tomar medidas en la parte que corresponde a la interfaz de usuario contratando a Matias Duarte. No parece que vaya a ser igual de sencillo evitar la fragmentación pero en esto también están haciendo algo al menos. Recientemente Andy Rubin ha comentado que la velocidad de desarrollo de nuevas versiones se va a ir ralentizando, lo que dará más tiempo a los fabricantes para adaptar sus versiones de interfaz y a que puedan amortizar mejor sus dispositivos.

Personalmente me parece que Google tiene enfrente un complicado problema que si no se soluciona a tiempo y de manera efectiva puede arrastrar a Android a una muerte prematura. Lo está intentando pero quizás no sea suficiente y en última instancia Google podría intentar distribuir Android de una manera más restrictiva o hacerlo al estilo Apple, cerrando la plataforma y desarrollándola en solitario. El problema es que ni Google tiene el know how de Apple ni tiene el control de Android. Esperemos que Google, fabricantes y operadores se pongan de acuerdo y trabajen juntos o de lo contrario el mundo de la telefonía volverá a ser un coto cerrado que controla unos pocos.

Fin de la entrada.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Situaciones de peligro, ¡Android al rescate! | Novedades Android

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: