Soy del #15m

Como parte del #15m me declaro una persona pacífica y condeno radicalmente todo tipo de violencia: la de los violentos infiltrados en nuestras manifestaciones, y la del Estado, que ha causado más dolor y heridos. Además, condeno la manipulación mediática que enfatiza la información sesgada, parcial o errónea con el propósito de demonizar a los ciudadanos. Más

Viejas tácticas para nuevos tiempos

No hay duda de que lo ocurrido enfrente del parlamento catalán este miércoles es condenable. La violencia no es justificable nunca exceptuando la defensa de la propia vida o la de otra persona. Pero más allá de esa “violencia extrema” a la que alude Felip Puig –consejero de interior del gobierno catalán- lo acontecido este miércoles tiene otra lectura. Más

Gracias

Desde aquí quiero dar las gracias a toda esa gente que, por una razón u otra ha sido denostada, vilipendiada o incluso olvidada.

Quiero dar las gracias al PSOE y al PP y a todos esos pequeños partidos políticos que nos gobiernan. A Rajoy y a Zapatero. Y a Artur Mas y Felip Puig. A la policía y su brutalidad. A las entidades financieras que han arruinado naciones enteras. A los bancos y las hipotecas que nos ahogan. A las grandes empresas con beneficios récord que no dudan en despedir trabajadores. Al paro desbocado. Al recorte de prestaciones sociales. Al encarecimiento de la vida. A los bajos sueldos y el trabajo precario. A las enormes prebendas de las que disfruta la clase política. A todos ellos muchas gracias.

Más

Definiendo el #15m

Durante estos días han corrido ríos de tinta sobre el movimiento del 15m, intentando sobre todo desprestigiarlo acusándolo de extremista, de antisistema y de estar formado por cuatro perroflautas cuyo único interés es armar bronca y fumar porros. Algunos incluso, con un claro desprecio por las víctimas del terrorismo, han relacionado este movimiento espontáneo y ciudadano con ETA.

Desde la clase política se ha intentado restar importancia a las manifestaciones y concentraciones. La derecha afirmando que van únicamente contra el gobierno. La izquierda “entendiendo” el descontento pero afirmando que la democracia se defiende votando.

Más

A %d blogueros les gusta esto: