La vergüenza de ser occidental

Dos insurgentes se dirigen al frente en Ras Lanuf

El otro día escribía de lo mucho que debemos aprender de lo que está ocurriendo en los países árabes porque representa la esencia de lo que disfrutamos en los países occidentales. Desde Marruecos a Yemen, los árabes luchan con mayor o menor fortuna contra las dictaduras existentes en sus países en busca del derecho a vivir en libertad.

En el otro extremo está occidente, que permanece aletargado mientras observa con creciente preocupación los acontecimientos de los países árabes y con especial interés lo que pasa en Libia. En todo lo que llevamos de revuelta árabe los países occidentales se han mostrado muy cautelosos y sin capacidad de iniciativa. Su tibia condena a la violencia desatada por los gobiernos árabes parece demostrar que los intereses que defienden son puramente económicos. La bufonada que han protagonizado el pasado jueves en la reunión en la que se iba a coordinar una respuesta de la UE es la prueba de ello. Más

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: