Viejas tácticas para nuevos tiempos

No hay duda de que lo ocurrido enfrente del parlamento catalán este miércoles es condenable. La violencia no es justificable nunca exceptuando la defensa de la propia vida o la de otra persona. Pero más allá de esa “violencia extrema” a la que alude Felip Puig –consejero de interior del gobierno catalán- lo acontecido este miércoles tiene otra lectura. Más

A %d blogueros les gusta esto: